Abstinencia a la nicotina


Cómo manejar el síndrome de abstinencia a la nicotina.

El tabaquismo, o la ingesta voluntaria de tabaco y sus derivados, es una toxicomanía. Es decir: es una adicción, descripta como una dependencia tanto física como psicológica. La ausencia o interrupción de la ingesta de nicotina y otros derivados del tabaco puede producir, en la mayoría de los casos y acorde con el sujeto en particular, un síndrome de abstinencia, que veremos en detalle a continuación.

El síndrome de abstinencia a la nicotina presenta síntomas claros y específicos, entre ellos:

A nivel emocional y social, es muy frecuente la aparición de sensación de intranquilidad, ansiedad, irritabilidad y nerviosismo, acompañado de espasmos o temblores involuntarios en las extremidades, de acuerdo con el grado de avance de la adicción. Asimismo, es notable la exhibición de sensaciones de frustración, ausencia y rabia, y también de tristeza, melancolía o angustia.

Adicción a la nicotinaEn las labores escolares y laborales, el síndrome de abstinencia al tabaco genera grandes problemas, en especial mediante una dificultad en la concentración en tareas habituales y de aprendizaje y cansancio o desinterés por tareas cotidianas.

A nivel físico, los síntomas propios del síndrome de abstinencia al tabaco y sus derivados se presenta en diversas manifestaciones, entre las que es habitual observar estreñimiento, insomnio leve o grave, jaquecas y dolores de cabeza y un aumento en el apetito para calmar la angustia oral.

Todos y cada uno de estos síntomas se debe a la ausencia de las influencias de la nicotina en el organismo. La nicotina eleva la presión arterial, lo que produce que ante su ausencia se presenten deterioros cognoscitivos, cefaleas y temblores o espasmos. Del mismo modo, el aumento en la temperatura cutánea produce alteraciones en el sueño, paradójicamente acompañadas en el estado de plena conciencia por una somnolencia propia de la ausencia de un excitante artificial, como lo es la nicotina.

El cigarrillo es, también, un elemento considerado a nivel social como un "sociabilizador", y es un objeto que mengua la ansiedad oral y manual. Su ausencia es la que provoca el aumento de la hostilidad.

El tratamiento médico para el síndrome de abstinencia

Existen numerosos fármacos prescriptos que colaboran en el tratamiento médico para pacientes que presentan síndrome de abstinencia a la nicotina, tales como ansiolíticos y algunos supresores, así como incluso son recetados calmantes, sedantes o relajantes musculares.

Sin embargo, quizás sea el apoyo profesional psicológico el factor determinante en este tratamiento, puesto que el cigarrillo y el consumo general del tabaco, si bien es una adicción, es también una decisión. La manera más efectiva de eliminar este vicio, es la de tener la determinación y el verdadero deseo de hacerlo. Mediante la fuerza de voluntad del paciente, y el correcto apoyo de familiares, amigos y profesionales dedicados, dejar de fumar es posible para virtualmente cualquier paciente.

Tareas que ayudan a lidiar con los síntomas de la rehabilitación.

Para el tratamiento de un paciente con síndrome de abstinencia a la nicotina es muy útil que su entono le acompañe y le brinde el apoyo necesario. Se debe preferir compartir en espacios libres de humo, de ambientes tranquilos, y de preferencia sin otros vicios sociales, tales como el alcohol.

Las actividades deportivas, los ejercicios leves, y los paseos o actividades generales al aire libre son de gran colaboración en esta tarea.



Actualizado: 05/06/2009

Artículos Relacionados

© | Sitio desarrollado por PostelNet.